13.09.2014

Respuesta del portavoz oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Alexánder Lukashévich, en relación con la campaña internacional de apoyo a los cinco patriotas cubanos presos en Estados Unidos

 

2124-13-09-2014

Pregunta: Estos días en algunos países está llevándose a cabo una campaña internacional en apoyo de los cinco ciudadanos de Cuba condenados en Estados Unidos a largas penas de prisión. ¿Qué opina usted acerca de este problema? ¿Apoya Rusia las exigencias de liberación inmediata de los presos cubanos?

Respuesta: El caso de los cinco héroes antiterroristas cubanos, como les llaman en La Habana, es uno de los muchos ejemplos del doble rasero de la Administración de Estados Unidos en el ámbito de los derechos humanos y en su concepción de la lucha contra el terrorismo internacional.

Se trata de unos agentes de los servicios especiales cubanos, que en los años 90 se infiltraron en organizaciones anticastristas en Estados Unidos, con el fin de prevenir los atentados terroristas planeados contra la República de Cuba desde territorio estadounidense. Este trabajo se llevó a cabo en el marco de un programa destinado a combatir el terrorismo internacional y no en perjuicio de la seguridad nacional de Estados Unidos, algo que demuestra el hecho de que en 1998 La Habana entregara a Washington documentos relacionados con la actividad ilegal de varias agrupaciones opuestas al régimen cubano en el estado de Florida. La transferencia de estos materiales contribuyó al refuerzo de la seguridad en Estados Unidos. De hecho, en aquel momento Estados Unidos valoró altamente este paso e incluso expresó su deseo de continuar la cooperación bilateral.

Sin embargo, más adelante en el gobierno de Estados Unidos tomó fuerza el punto de vista de los enemigos a la normalización de las relaciones con Cuba. Los cinco agentes cubanos fueron arrestados y acusados de espionaje. Durante todo el juicio hubo una presión manifiesta por parte de los sectores más radicales, lo cual no pudo dejar de influir en los veredictos. Tres de ellos (Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Gerardo Hernández) fueron condenados a cadena perpetua y los otros dos (René González y Fernando González) no volvieron a Cuba hasta hace poco, tras cumplir una larga pena de cárcel.

El hecho de que estos tres ciudadanos cubanos lleven ya 16 años en la cárcel con cargos falsos es una prueba evidente de las severas miras ideológicas que imperan inevitablemente en el gobierno de Estados Unidos. Las fuerzas políticas estadounidenses más influyentes siguen siendo víctimas de las fobias del pasado y predican abiertamente este "doble rasero". Y esto no sólo sucede en el caso de Cuba.

Nosotros nos mostramos totalmente solidarios con la campaña internacional en apoyo a los héroes antiterroristas cubanos. Exigimos la liberación de los patriotas cubanos que siguen presos en las cárceles estadounidenses.